La historia

Savannah IV CL-42 - Historia

Savannah IV CL-42 - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Savannah IV CL-42

Savannah IV
(CL-42: dp. 9.475, 1. 608 ', b. 69', dr. 19'2 ", art. 32 k.
cpl. 868; una. 15 6 ", 8 5", 4 aa; cl. Brooklyn)

Savannah (CL-42) fue establecido el 31 de mayo de 1934 por la Asociación de Construcción Naval de Nueva York, Camden N.J .; lanzado el 8 de mayo de 1937; patrocinado por la señorita Jayne Maye Bowden, sobrina del senador Richard B. Russell, Jr., de Georgia; y comisionado en el Navy Yard de Filadelfia el 10 de marzo de 1938, el Capitán Robert C. Griffin al mando.

Después de un crucero a Cuba y Haití en la primavera, Savannah regresó a Filadelfia el 3 de junio para realizar modificaciones, seguidas de pruebas finales frente a Rockland, Maine. El crucero, preparado para proteger a los ciudadanos estadounidenses en caso de que estallara la guerra en Europa, zarpó de Filadelfia hacia Inglaterra el 26 de septiembre y llegó a Portsmouth el 4 de octubre. Sin embargo, el acuerdo de Munich había pospuesto la guerra, por lo que Savannah regresó a Norfolk el 18 de octubre. Después de las maniobras invernales en el Caribe, el crucero ligero visitó la ciudad homónima, Savannah, Gal, del 12 al 20 de abril de 1939. Partió de Norfolk el 26 de mayo; transitó por el Canal de Panamá el 1 de junio; llegó a San Diego el día 17; y pronto se mudó a Long Beach.

Savannah llegó a Pearl Harbor el 21 de mayo de 1940 y llevó a cabo operaciones de preparación para la batalla y entrenamiento en aguas de Hawai hasta el 8 de noviembre. El crucero ligero regresó a Long Beach el 14 de noviembre y poco después fue reacondicionado en Mare Island Navy Yard. Regresó a Pearl Harbor el 27 de enero de 1941 y permaneció en la frontera marítima de Hawai hasta el 19 de mayo, cuando puso rumbo al Canal de Panamá y llegó a Boston vía Cuba el 17 de junio.

Como buque insignia de la División de Cruceros 8, Savannah llevó a cabo una Patrulla de Neutralidad en aguas que se extendían hacia el sur hasta Cuba y regresaban por la costa hasta Virginia Capes. El 25 de agosto, partió de Norfolk para patrullar en el Atlántico sur hasta Trinidad y las islas Martin Vaz en la pantalla del portaaviones Wasp El grupo de trabajo luego se desplazó hacia el norte desde Bermuda hasta Argentia, Terranova, donde llegó Savannah el 23 de septiembre. . Durante las siguientes ocho semanas, el crucero ayudó a cubrir los buques mercantes británicos y los convoyes aliados a unos pocos cientos de millas de las Islas Británicas, reabasteciendo en Casco Bay, Me., O en Nueva York.

Savannah estaba en el puerto de Nueva York cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. Navegó ese día hacia Casco Bay, y de allí procedió a través de Bermuda a Brasil, llegando a Reeife el 12 de enero de 1942. Se unió a la pantalla del portaaviones Ranger , al patrullar al norte de las Bermudas. Esa isla se convirtió en la base del crucero mientras vigilaba los buques de guerra franceses de Vichy con base en Martinica y en Guadalupe en las Antillas francesas. Partió de Shelly Bay, Bermuda, el 7 de junio y entró en el Boston Navy Yard dos días después para una revisión completada el 15 de agosto. Savannah luego zarpó para realizar ejercicios de preparación en la bahía de Chesapeake que la prepararían para la invasión del norte de África.

El crucero se convirtió en una unidad de la Fuerza de Tarea Naval Occidental del Almirante H. Kent Hewitt que desembarcaría unas 35.000 tropas del Ejército y 250 tanques en tres puntos diferentes de la costa atlántica del Marruecos francés. Como parte del Grupo de Ataque del Norte, comandado por el Contralmirante Monroe Kelly, Savannah partió de Norfolk el 24 de octubre y se reunió con la Fuerza de Tarea Naval Occidental cuatro días después en un punto a unas 450 millas al sur sureste de Cape Race. La Fuerza de Tarea, incluida la pantalla exterior, cubrió un área de aproximadamente 20 por 30 millas, lo que la convirtió en la mayor flota de guerra enviada por los Estados Unidos hasta ese momento. Poco antes de la medianoche de la noche del 7 al 8 de noviembre, tres grupos de trabajo separados cerraron en tres puntos diferentes de la costa marroquí para comenzar la Operación "Antorcha".

El Grupo de Ataque del Norte de Savannah debía llevar a 9.099 oficiales y hombres del general de brigada Lucian K. Truscott, Jr., incluidos 65 tanques ligeros, en cinco playas muy separadas a ambos lados de Mehedia. Sus objetivos eran la ciudad de Port Lyautey y el aeródromo para todo clima, el Wadi Sebou y el aeródromo de Sale.

En la mañana del día 8, Savannah comenzó a disparar contra los cañones de Vichy cerca de la Kasba, que habían estado disparando contra los botes de desembarco. También silenció temporalmente una batería que se había abierto en Roe, lo que permitió al destructor evitar el desastre. A la mañana siguiente, los cañones de quince centímetros de Savannah habían impactado directamente en uno de los dos cañones de 138 mm de la fortaleza Kasba y habían silenciado al otro.

Durante ese mismo día, los aviones de exploración de Savannah establecieron un nuevo estilo en la guerra al bombardear con éxito columnas de tanques con cargas de profundidad, cuyas mechas se habían alterado para detonar en el impacto. Los aviones de reconocimiento, que mantenían ocho horas de vuelo diarias, atacaron otros objetivos de fuego y también mantuvieron la patrulla antisubmarina.

Los aviones de Savannah localizaron una batería enemiga que había estado disparando contra el destructor Dallas y la eliminaron con dos cargas de profundidad bien colocadas.

Esta acción ayudó a Dallas a ganar la Mención de Unidad Presidencial por aterrizar de manera segura un Batallón de Invasores del Ejército de los EE. UU. En el Wadi Sebou, lleno de obstáculos, justo al lado del aeropuerto cerca de Port Lyeutey.

Los aviones de exploración de Savannah bombardearon y ametrallaron de nuevo los tanques enemigos en Rabat Road en la mañana del 10 de noviembre. A lo largo del día, sus disparos ayudaron al avance del Ejército. Las hostilidades terminaron apropiadamente el Día del Armisticio, el 11 de noviembre. Cuatro días después, el crucero ligero se dirigió a casa y llegó a Norfolk el último día de noviembre. Después de breves reparaciones en el viaje en Nueva York, zarpó el 25 de diciembre para unirse a la Patrulla del Atlántico Sur, llegando a Recife, Brasil, el 7 de enero de 1943.

La principal preocupación de Savannah era la destrucción de los corredores del bloqueo nazi en el Atlántico Sur. Haciendo equipo con el portaaviones de escolta, Santee, y una pantalla de destructor, se hizo a la mar el 12 de enero en una ardua patrulla que no arrojó resultados. Regresó a Recife el 15 de febrero y volvió a salir a buscar corredores de bloqueo el 21. El 11 de marzo, partió de la formación con el destructor Eberle para investigar un barco que había sido avistado por un avión de Santee.

El corredor del bloqueo alemán, Kota Tjandi, un antiguo barco holandés llamado Karin por su tripulación, fue atrapado por los disparos efectuados en su proa por los dos buques de guerra estadounidenses. Cuando llegó un grupo de abordaje de Eberle, explotaron poderosas bombas de tiempo, colocadas justo antes de que los botes salvavidas de Karin se pusieran en marcha. Once del grupo de abordaje murieron, pero un bote Savannah rescató a tres del agua. Savannah también recibió a 72 supervivientes alemanes a bordo, alojándolos bajo cubierta como prisioneros de guerra. Regresó a Nueva York el 28 de marzo y la revisaron para prepararla para una misión en el Mediterráneo.

Savannah partió de Norfolk el 10 de mayo de 1943 para proteger el transporte de tropas en ruta a Orán, Argelia. Llegó allí el 23 de mayo y comenzó a prepararse para la Operación "Husky": desembarcos en la costa de Sicilia en Gela. La costa escarpada estaba coronada por pesadas baterías de defensa costera, y no se pudo encontrar ningún lugar de aterrizaje a menos de un tramo de costa de 5,000 yardas aproximadamente a una milla al este de la desembocadura del río Gela. En la meseta de arriba estaba la División Panzer Hermann Goering, lista para atacar con otras tropas de combate.

Savannah proporcionó apoyo de fuego a la 1.ª Infantería "Rangers" antes del amanecer del 10 de julio. Tan pronto como apareció la primera luz, el crucero lanzó varios aviones de exploración. Los rápidos Messerschmitts alemanes interceptaron con trágicos resultados. El aviador principal, el teniente C. A. Anderson, murió en vuelo, aunque su operador de radio, Edward J. True, pudo aterrizar el avión en el mar y ser recogido poco después de que el avión se hundiera. Tres de sus cuatro aviones de observación fueron derribados ese día.

En la mañana del 11 de julio, el barco fue el primero en responder a una llamada de fuego naval en dos puntos de una carretera que conduce a Gela. Ella noqueó a varios tanques antes de cambiar su fuego a la carretera de Butera para ayudar a la infantería estadounidense en avance. Pronto, amigos y enemigos se enredaron tanto en la batalla, que los disparos navales ya no pudieron intervenir. Sin embargo, el crucero destruyó más tanques más tarde en la tarde, y terminó las horas restantes de luz del día ayudando a los "Rangers" a repeler un ataque de la infantería italiana.

A la mañana siguiente, Savannah los apoyó con más de 500 rondas de proyectiles de 6 pulgadas mientras avanzaban hacia Butera. Ese día, prestó atención médica a 41 soldados de infantería heridos, alcanzó concentraciones de tropas enemigas en el interior y bombardeó sus baterías en lo alto de las colinas. El 13 de julio, Savannah recibió una sola petición de disparos navales; ella respondió lanzando varias salvas en la ciudad montañosa de Butera. Antes de que la 1.ª División avanzara hacia el interior, agradeció a Savannah por "aplastar tres ataques de infantería y silenciar cuatro baterías de artillería", así como por desmoralizar a las tropas italianas por el efecto de su fuego. Al día siguiente, Savannah zarpó hacia Argel.

Savannah regresó a Sicilia el 19 de julio de 1943 para apoyar el avance del 7. ° Ejército a lo largo de la costa. El 30 de julio, con el banderín del contralmirante Lyal A. Davidson, el barco de combate llegó al puerto de Palermo para proporcionar apoyo de fuego diario. Sus cañones ayudaron a repeler los aviones enemigos que atacaban el puerto los días 1 y 4 de agosto. El día 8, su grupo de trabajo apoyó el desembarco del Equipo de Combate del 30º Regimiento, que incluía artillería y tanques, en una playa a nueve millas al este de Monte Fratello.

Savannah regresó a Argel el 10 de agosto para entrenar con unidades del Ejército para los desembarcos de invasión que se realizarían en Salerno. Dejando el puerto de Mers-el-Kebir el 5 de septiembre, su fuerza de ataque del sur entró en la bahía de Salerno unas horas antes de la medianoche del día 8.

Savannah fue el primer barco de los Estados Unidos en abrir fuego contra las defensas costeras alemanas en la bahía de Salerno. Silenció una batería ferroviaria con 57 rondas, forzó el retiro de los tanques enemigos y completó ocho misiones de apoyo de fuego más ese día. Continuó su valioso apoyo hasta la mañana del 11 de septiembre, cuando fue puesta fuera de acción.

Una bomba planeadora controlada por radio había sido lanzada a una distancia segura por un avión alemán que volaba a gran altura y explotó en el crucero hermano Filadelfia. Savannah aumentó su velocidad a 20 nudos cuando un bombardero Dornier (D-217) bimotor salió del sol. Los aviones de combate P-38 de los Estados Unidos y los artilleros de Savannah, que seguían el avión a 18.700 pies, no pudieron detener la bomba enviada por correo electrónico. Atravesó el techo de la torreta blindada de la torreta de armas número 3, atravesó tres cubiertas hasta la sala de manipulación inferior, donde hizo un enorme agujero en la parte inferior y abrió una costura en el costado de babor del barco. Durante media hora, las explosiones secundarias en la sala de armas obstaculizaron los esfuerzos de extinción de incendios.

Trabajando rápidamente, la tripulación selló los compartimentos inundados y quemados y corrigió su lista. Con algo de ayuda de los remolcadores de salvamento Hopi y Moreno, se puso en marcha por sus propios medios en 1757, con destino a Malta.

Savannah perdió 197 hombres en esta acción. Otros quince resultaron gravemente heridos, mientras que cuatro fueron sellados en un compartimento estanco durante 60 horas. Estos cuatro no fueron rescatados hasta que Savannah ya había llegado a Grand Harbour Valletta, Malta, el 12 de septiembre.

Después de completar las reparaciones de emergencia, Savannah partió el 7 de diciembre hacia Filadelfia a través de Túnez, Argel y Bermudas. Llegó el 23 de diciembre y permaneció allí durante los siguientes ocho meses. Mientras se reparaba su daño de batalla, se instalaron una batería secundaria adicional y una nueva batería antiaérea.

La revisión del astillero naval de Savannah se completó el 4 de septiembre de 1944; estaba en marcha al día siguiente y se presentó ante el Comandante del Comando de Entrenamiento Operacional de la Flota el 10 de septiembre para recibir un entrenamiento de repaso y repaso. Regresó a Norfolk el 12 de octubre para el entrenamiento de preparación con Cruiser Division 8 y zarpó el 21 de enero de 1945 para encontrarse con el crucero Quincy, que llevaba al presidente Roosevelt al Mediterráneo, en ruta a Crimea, para una conferencia con Churchill y Stalin.

Savannah entró en Grand Harbour, Valletta, Malta, el 2 de febrero. Allí, el presidente y su partido desembarcaron y continuaron hasta Yalta por aire. Se llevó a cabo un servicio conmemorativo en las tumbas de los hombres de Savannah muertos en acción frente a Salerno, antes de que ella partiera de Valleta el 9 de febrero y se dirigiera a Alejandría, Egipto, para esperar al presidente que regresó a Quincy el día 12. El convoy presidencial partió del delta del Nilo el día 15 y regresó a Hampton Roads el 27 de febrero. Savannah se puso en marcha al día siguiente y llegó a su nueva base, Newport, Rhode Island, el 8 de marzo. Hasta el 24 de mayo, funcionó como escuela para tripulaciones de buques que aún no habían sido comisionados.

Después de una visita a Nueva York y la instalación de equipo de control de fuego guiado por radar para sus cañones antiaéreos de 40 milímetros, Savannah se convirtió en el buque insignia de un escuadrón de entrenamiento de guardiamarina al mando del contralmirante Frank E. Beatty. Partió de Annapolis el 7 de junio para entrenarse en el mar con más de 400 guardiamarinas embarcados. Después de dos cruceros de este tipo a Cuba, Savannah desembarcó a los guardiamarinas en Annapolis el 30 de septiembre, tomó otros y navegó el 1 de octubre hacia Pensacola, Florida. Pasó las celebraciones del Día de la Marina del 25 al 30 de octubre de 1945 en la ciudad que lleva su nombre. Regresó a Norfolk el 1 de noviembre para prepararse para el servicio en la flota "Magic Carpet" que regresaba a casa de los veteranos desde el extranjero.

Savannah partió de Norfolk el 13 de noviembre y llegó a Le Havre el 20. Al día siguiente, se hizo a la mar con 1.370 hombres y 67 pasajeros oficiales que los llevaron al puerto de Nueva York el 28 de noviembre. Regresó de un viaje similar el 17 de diciembre.

El crucero ligero fue trasladado al Navy Yard de Filadelfia el 19 de diciembre de 1945 para una revisión de inactivación. Fue puesta en comisión en reserva el 22 de abril de 1946 y finalmente dada de baja el 3 de febrero de 1947. Su nombre fue eliminado de la lista de la Marina el 1 de marzo de 1969, y fue vendida para su desguace el 25 de enero de 1966 a la Bethlehem Steel Co.

Savannah recibió tres estrellas de batalla por el servicio de la Segunda Guerra Mundial.


EMILY WOOD COXE WINBURN

Emily Wood Coxe Winburn murió en su casa en Savannah el 22 de agosto, rodeada de su adorada familia después de una larga y maravillosa vida. Nació en Darlington, SC, el 5 de abril de 1933, de Thomas Chatterton Coxe, Jr. y Emily Wood Badham ("Pank") Coxe. Murió antes que el amor de su vida, William Alfred Winburn III, con quien se casó el 25 de febrero de 1956.

Emmy, como la conocían sus amigos y familiares, asistió a la escuela Saint Catherine & # 8217s en Richmond, VA, y se graduó de Sweet Briar College en 1955. También asistió a la Savannah College of Art and Design. En 1953, fue seleccionada como representante de Carolina del Sur para el concurso anual Maid of Cotton. Su participación no fue idea suya ni de su agrado. Durante el desfile en la competencia nacional en Memphis, donde fue seleccionada como finalista, saltó de la carroza para tomar un vuelo a Washington, DC, donde tenía una entrevista de trabajo programada con el FBI. Aunque una carrera en la aplicación de la ley nunca se materializó, su papel en el concurso de belleza fue la inspiración para un libro escrito por su madre titulado, Madre de la criada.

Emmy se mudó a Savannah después de su matrimonio y abrazó la ciudad, como lo hizo con ella. A lo largo de los años, participó en una variedad de actividades y organizaciones sociales y voluntarias, como la Cruz Roja Americana, la Liga Juvenil de Savannah, el Chatham Club, el Club de Cartas de Mujeres Casadas y # 8217s y las Damas Coloniales. También se alegró de su participación en el Trustees Garden Club, y formó parte de la Junta de Directores del Museo Marítimo de Ships of the Sea. Emmy tenía una verdadera pasión por Savannah y era una gran defensora de las artes.

Emmy podría iluminar una habitación con su hermosa sonrisa y su vivaz personalidad. Tenía un sentido innato del estilo y un ojo para todo lo bello. Ella siempre fue muy activa y tenía una variedad de intereses. Era propietaria de The Horse's Mouth, una boutique de ropa para mujeres, seguida de Trips Travel. En su tiempo libre, Emmy era una lectora voraz que también disfrutaba viajar, hacer jardinería y Pilates. Una verdadera francófila, continuó sus estudios de francés a lo largo de su vida adulta. Fue una coleccionista de arte y entusiasta, trabajando tanto en pintura al óleo como en escultura en bronce. Emmy apreciaba a su familia y amigos, los fines de semana en el río en Bluffton y Beaufort, así como sus reuniones familiares en Skufful Farm en Mont Clare, Carolina del Sur. A Emmy también le encantaba bailar, era simplemente un placer ver a Emmy y su esposo Billy saltarse la noche en las fiestas.

A Emmy le sobreviven sus tres hijos: William Alfred Winburn IV de Alexandria, VA, Emily Wood Winburn Bowron (Bill) de Birmingham, AL, y Thomas Coxe Winburn (Mary) de Beaufort, SC. Deja seis nietos, Emily Wood Bowron, William Alfred Bowron III (Caitlin), Thomas Mills Winburn, William Alfred Winburn V, Thomas Coxe Winburn, Jr. y Robert Badham Winburn. Le sobreviven sus cuatro hermanos, Thomas Chatterton Coxe III (Mary Marshall), Richard Badham Coxe de Darlington, SC, Vicky Commander (Charlie) de Jacksonville, FL, y Patricia Ware de Richmond, VA, así como muchas sobrinas y sobrinos. y sobrinas nietas y sobrinos nietos. También deja a sus dos amados Yorkshire terriers, "Millie" y "Ticket" y una abundancia de orquídeas y árboles bonsai.

Su familia desea expresar su agradecimiento a sus cuidadores: Pamela Elmore, Monika Deitch, Patricia Williams y Teresa Foster, así como a Elizabeth Watkins, Kim Haywood, William Burrus y a quienes la ayudaron de forma regular, llevándoles alegría a su vida. .

Se llevará a cabo un servicio junto a la tumba en el cementerio Bonaventure en Savannah el sábado 26 de agosto a las 10:00 a.m. seguido de una celebración de su vida en la casa que tanto amaba.

En lugar de flores, considere una donación al Museo Marítimo Ships of the Sea, 41 Martin Luther King Jr Blvd, Savannah, GA 31401.


Segunda Guerra Mundial [editar | editar fuente]

Operaciones del Atlántico Norte [editar | editar fuente]

los Sabana estaba en el puerto de Nueva York cuando ocurrió el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre. Navegó ese mismo día hacia Casco Bay, Maine, y desde allí navegó vía Bermuda hasta Brasil, llegando a Recife el 12 de enero de 1942. Se incorporó a la pantalla del portaaviones USS guardabosque (CV-4), al patrullar el Océano Atlántico al norte de Bermudas. Esta isla se convirtió en la base temporal del crucero mientras vigilaba los buques de guerra franceses de Vichy con base en Martinica y Guadalupe en las Antillas francesas. los Sabana partió de Shelly Bay, Bermuda, el 7 de junio y entró en el Boston Navy Yard dos días después para una revisión. Esto se completó el 15 de agosto. los Sabana recibió un nuevo comandante, Leon S. Fiske, el 12 de junio. los Sabana Luego se dirigió a los ejercicios de preparación en la bahía de Chesapeake que la prepararían para la invasión del norte de África.

Invasión del norte de África [editar | editar fuente]

USS Sabana en Argel, el 16 de julio de 1943.

los Sabana se convirtió en una unidad de la Fuerza de Tarea Naval Occidental del Almirante H. Kent Hewitt que desembarcaría unas 35.000 tropas del Ejército y 250 tanques en tres puntos diferentes de la costa atlántica del Marruecos francés. Como parte del Grupo de Ataque del Norte, comandado por el Contralmirante Monroe Kelly, el Sabana Partió de Norfolk el 24 de octubre y luego se reunió con la Fuerza de Tarea Naval Occidental cuatro días más tarde en un punto a unas 450 & # 160 millas (720 & # 160 km) al sur sureste de Cape Race. La Fuerza de Tarea, incluida la pantalla exterior, cubrió un área de aproximadamente 20-30 & # 160mi (30-50 & # 160km), convirtiéndola en la mayor flota de buques de guerra enviada por los Estados Unidos hasta ese momento. Poco antes de la medianoche de la noche del 7 al 8 de noviembre, tres grupos de trabajo separados se concentraron en tres puntos diferentes de la costa marroquí para comenzar la Operación Antorcha.

los De Savannah Northern Attack Group debía desembarcar a 9.099 oficiales y hombres del general de brigada Lucian K. Truscott, incluidos 65 tanques ligeros, en cinco playas muy separadas a ambos lados de Mehedia. Sus objetivos eran la ciudad de Port Lyautey y su aeródromo para todo clima, el Wadi Sebou y el aeródromo de Salé.

En la mañana del día 8, el Sabana comenzó a disparar contra los cañones de Vichy cerca de la Kasba, que habían estado disparando contra los botes de desembarco de las tropas del Ejército. También silenció temporalmente una batería que se había abierto en el USS. Hueva, permitiendo que ese destructor evite un desastre. A la mañana siguiente, el De Savannah Los cañones de 6 y # 160 pulgadas (150 y # 160 mm) habían alcanzado un impacto directo en uno de los dos cañones de artillería de 5,4 y # 160 pulgadas (140 y # 160 mm) en la fortaleza de Kasba y habían silenciado el otro.

Durante ese mismo día, el De Savannah Los aviones de exploración comenzaron una nueva fase de la guerra al bombardear con éxito algunas columnas de tanques con sus cargas de profundidad, cuyas mechas se habían configurado para detonar al impactar. Los aviones de reconocimiento, que mantenían unas ocho horas de vuelo diarias, atacaron otros objetivos en la costa y también mantuvieron patrullas antisubmarinas. los De Savannah aviones de combate localizaron una batería enemiga que había estado disparando contra el destructor USS Dallas, y lo eliminaron con dos cargas de profundidad bien colocadas.

Esta acción ayudó al USS Dallas en ganar la Mención de Unidad Presidencial por aterrizar de manera segura un Batallón de Invasores del Ejército de los EE. UU. en el Wadi Sebou lleno de obstáculos, justo al lado del aeropuerto cerca de Port Lyautey.

los De Savannah Los aviones de reconocimiento volvieron a bombardear y ametrallar tanques enemigos en Rabat Road en la mañana del 10 de noviembre. A lo largo de este día, sus disparos ayudaron al avance del Ejército. Las hostilidades terminaron apropiadamente el Día del Armisticio, el 11 de noviembre de 1942. Cuatro días después, el Sabana se dirigió a casa y llegó a Norfolk el 30 de noviembre. Después de breves reparaciones después de sus misiones de combate, en la ciudad de Nueva York, el Sabana navegó al vapor el 25 de diciembre para unirse a la Patrulla del Atlántico Sur de la Marina de los Estados Unidos, llegando a Recife, Brasil, el 7 de enero de 1943. Robert W. Carey fue nombrado comandante el 17 de febrero.

Patrulla del Atlántico Sur [editar | editar fuente]

los De Savannah La misión principal frente a Brasil fue la destrucción de cualquier corredor de bloqueo alemán nazi visto en el Océano Atlántico Sur. Se asoció con el nuevo portaaviones de escolta de la Marina de los EE. UU. USS Santee, más una pantalla de destructor, el Sabana se hizo a la mar el 12 de enero en una larga patrulla que resultó en ningún combate con el enemigo. los Sabana Regresó al puerto de Recife el 15 de febrero y, a continuación, salió de nuevo en busca de corredores de bloqueo el día 21. El 11 de marzo, abandonó el grupo de trabajo junto con el USS Eberle para investigar un barco que había sido avistado por un avión del USS Santee.

los Kota Tjandi, un antiguo barco holandés llamado Karin por su tripulación de la Kriegsmarine, fue detenida por disparos efectuados a través de su proa por los dos buques de guerra estadounidenses. Al igual que una partida de abordaje del Eberle llegaron junto, poderosas bombas de tiempo, colocadas justo antes Karin los botes salvavidas se pusieron en marcha, explotaron. Once marineros del grupo de abordaje murieron, pero uno de los De Savannah barco rescató a tres hombres del agua. los Sabana también tomó a 72 marineros alemanes a bordo, y los acuartelaron bajo cubierta como prisioneros de guerra. los Sabana Regresó al puerto de Nueva York el 28 de marzo, donde fue revisada en preparación para su próxima asignación en el mar Mediterráneo.

Invasión de Sicilia [editar | editar fuente]

El USS Sabana partió de Norfolk el 10 de mayo para proteger los transportes de tropas del Ejército en ruta a Orán, Argelia. Llegó allí el 23 de mayo y luego comenzó a prepararse para la Operación Husky, el desembarco anfibio en la costa sur de Sicilia cerca de Gela. La costa escarpada estaba coronada por baterías pesadas de defensa costera, y no se pudo encontrar ningún lugar de aterrizaje además de un tramo de costa de 5.000 y 160 yardas (4.600 y 160 m) aproximadamente a 1 y 160 millas (2 y 160 km) al este de la desembocadura del Gela. Río. En la meseta sobre la playa se encontraba Hermann Göring de la Wehrmacht. Blindado División, lista para contraatacar ante cualquier desembarco anfibio, junto con otras tropas alemanas e italianas.

los Sabana proporcionó apoyo de fuego naval a los "Rangers" de la 1.ª División de Infantería estadounidense antes del amanecer del 10 de julio. Tan pronto como aparecieron las primeras luces del amanecer, el Sabana lanzó dos aviones de exploración. Los Luftwaffe Messerschmitt Bf-109 los interceptaron, con resultados fatales. El teniente C. A. Anderson murió en vuelo, aunque su operador de radio, Edward J. True, pudo aterrizar el avión acribillado en el mar. Fue recogido poco después de que su avión se hundiera en el mar. Tres de los De Savannah cuatro aviones de observación fueron derribados ese día.

En la mañana del 11 de julio, el Sabana fue el primer buque de guerra en responder a una llamada de fuego naval en dos puntos de una carretera que conduce a Gela. Ella noqueó a varios tanques antes de cambiar su fuego a la carretera de Butera para ayudar a los soldados de infantería estadounidenses que avanzaban. Pronto, amigos y enemigos se enredaron tanto en la batalla, que sus disparos navales ya no pudieron intervenir. los Sabana Sin embargo, destruyó más tanques más tarde en la tarde, y luego terminó las horas restantes de luz del día ayudando a los Rangers del Ejército a repeler un ataque de la infantería italiana.

A la mañana siguiente, el Sabana apoyó a las tropas del Ejército con más de 500 rondas de proyectiles de seis pulgadas mientras avanzaban hacia Butera. Ese día, el De Savannah Los médicos y los miembros del cuerpo hospitalario también brindaron atención médica a 41 soldados de infantería heridos, mientras el buque de guerra bombardeaba las concentraciones de tropas enemigas tierra adentro, y también bombardeaba sus baterías de artillería en lo alto de las colinas. El 13 de julio, el Sabana sólo tenía una llamada para el apoyo de los disparos navales. Ella respondió lanzando varias salvas en la ciudad montañosa de Butera. Antes de que la 1.a División de Infantería avanzara hacia el interior, agradeció a los Sabana por aplastar tres ataques de infantería y silenciar cuatro baterías de artillería, así como por desmoralizar a las tropas italianas por el efecto de su fuego. Al día siguiente, el Sabana vapor hacia Argel.

los Sabana Regresó a Sicilia el 19 de julio para apoyar el avance del 7.º Ejército estadounidense a lo largo de las costas este y norte de Sicilia. El 30 de julio, portando el banderín del contralmirante Lyal A. Davidson, el USS Sabana arribó al puerto de Palermo para brindar apoyo diario contra incendios. Sus armas ayudaron a repeler los aviones enemigos que atacaban el puerto desde el primero hasta el cuatro de agosto. El día 8, su grupo de trabajo apoyó el desembarco del 30º Equipo de Combate del Regimiento, que incluía artillería y tanques del ejército, en una playa a nueve millas al este de "Monte Fratello".

Invasión de Salerno [editar | editar fuente]

El USS Sabana Regresó a Argel una vez más el 10 de agosto para entrenar con las tropas del Ejército de los EE. UU. para los desembarcos anfibios de la Operación Avalancha que se realizarán en Salerno, Italia. Dejando el puerto de Mers-el-Kebir el 5 de septiembre, su fuerza de ataque del sur entró en la bahía de Salerno unas horas antes de la medianoche del día 8.

los Sabana fue el primer barco estadounidense en abrir fuego contra las defensas costeras alemanas en la bahía de Salerno. Silenció una batería de artillería de ferrocarril con 57 rondas, obligó a retirar los tanques enemigos y completó ocho misiones de apoyo de fuego más ese día. Continuó su valioso apoyo hasta la mañana del 11 de septiembre, cuando fue puesta fuera de combate.

Sabana es alcanzado por una bomba alemana controlada por radio Fritz-X, mientras apoyaba a las fuerzas aliadas en tierra durante la operación de Salerno, el 11 de septiembre de 1943

Una bomba planeadora Fritz X controlada por radio había sido lanzada a una distancia segura por un avión de combate alemán de alto vuelo y explotó a 49 & # 160 pies (15 & # 160 m) de distancia del USS. Filadelfia. los Sabana aumentó su velocidad a 20 & # 160 nudos (23 & # 160 mph, 37 & # 160 km / h) cuando un bombardero Dornier Do 217 K-2 se acercó desde el sol. El P-38 Lightning de la USAAF y el De Savannah artilleros antiaéreos, rastreando este avión de guerra a 18.700 & # 160 pies (5.700 & # 160m), no pudieron detener la bomba Fritz X, dejando un rastro de humo. El misil atravesó el techo de la torreta blindada de la torreta del cañón n. ° 3 del Sabana, pasó a través de tres cubiertas hasta la sala inferior de manipulación de municiones, donde explotó, abriendo un gran agujero en su quilla y también abriendo una costura en el costado de babor del crucero. Durante al menos 30 minutos, las explosiones secundarias en la torreta y sus salas de suministro de municiones obstaculizaron cualquier esfuerzo de extinción de incendios.

Trabajando con rapidez, los oficiales y marineros del De Savannah la tripulación selló los compartimentos inundados y quemados, y luego corrigió su lista. Con algo de ayuda del USS Hopi y el USS Moreno, los Sabana Se puso en marcha por sus propios medios a las 1757 horas, y se dirigió al puerto de Malta.

Evacuar heridos de la torreta No. 3

El USS Sabana perdió 197 tripulantes en este contraataque alemán. Otros 15 marineros resultaron gravemente heridos y cuatro más quedaron atrapados en un compartimento estanco durante unas 60 horas. Estos cuatro marineros no fueron rescatados hasta el Sabana ya había llegado a Grand Harbour, Valletta, Malta el 12 de septiembre. Después de realizar reparaciones de emergencia en Malta, el USS Sabana Partió el 7 de diciembre con destino al Astillero Naval de Filadelfia pasando por Túnez, Argel y Bermudas. Llegó al Astillero Naval el 23 de diciembre, poco antes de Navidad, y permaneció allí, sometida a fuertes trabajos de reparación durante los siguientes ocho meses. Mientras que la De Savannah Se estaban reparando los daños de la batalla, se instaló una batería secundaria adicional de cañones navales de cinco pulgadas y un nuevo conjunto de cañones antiaéreos actualizados.

Actividades posteriores en tiempos de guerra [editar | editar fuente]

El USS De Savannah Las reparaciones de los daños de combate en el Navy Yard y la mejora de sus armas se completaron el 4 de septiembre de 1944. No obstante, nunca fue enviada a una zona de combate durante el resto de la guerra. Zarpó del puerto de Filadelfia al día siguiente y luego se presentó ante el Comandante del Comando de Entrenamiento Operativo de la Flota el 10 de septiembre para un crucero de prueba y un entrenamiento de repaso para marineros. Regresó a Norfolk el 12 de octubre para un entrenamiento de preparación con CruDiv 8 y zarpó el 21 de enero de 1945 para reunirse con el crucero pesado USS. Quincy, que llevaba al presidente Franklin D. Roosevelt al mar Mediterráneo, en camino a Yalta, Crimea, de la Unión Soviética para una conferencia con el primer ministro Winston Churchill y el primer ministro soviético Joseph Stalin.

los Sabana entró en Grand Harbour, Valletta, Malta, el 2 de febrero. En esa isla, el presidente y su partido desembarcaron y continuaron hasta Yalta en avión. Se celebró un servicio conmemorativo en las tumbas del USS De Savannah marineros e infantes de marina muertos en su bombardeo frente a Salerno. A continuación, el Sabana Partió de Malta el 9 de febrero y se dirigió a Alejandría, Egipto, para esperar al presidente cuando regresara al USS. Quincy el día 12. El convoy presidencial partió de Alexandria el día 15 y regresó a su casa en Hampton Roads, Virginia, el 27 de febrero. los Sabana estaba en marcha al día siguiente, y navegó hacia un nuevo puerto base, Newport, Rhode Island, el 8 de marzo. Hasta el 24 de mayo de 1945, el Sabana fue utilizado como buque escuela para el núcleo de tripulaciones de buques de guerra que aún no habían sido comisionados.


Savannah y los mejores bares y restaurantes en azoteas n. ° 039

A veces necesitas una nueva perspectiva ... ¡y una bebida! Una hermosa vista, una ligera brisa y un fantástico cóctel son la receta perfecta para relajarse. Savannah está llena de lugares fantásticos para contemplar, beber y picar mientras contempla la ciudad. Ya sea que desee una vista del río, adoquines o casas históricas, encontrará belleza en estos bares y restaurantes en la azotea.


Mercer House es una estafa

Los turistas que planean pagar $ 13 por adulto para ver la Casa Mercer deben ser conscientes de su reputación como una & quot; trampa quotturística & quot, una estafa, un plan o como quieras llamarlo.

NO vayas allí esperando ver recuerdos de & quot; Medianoche en el jardín del bien y del mal & quot.

Tampoco escuchará nada en referencia al libro, el tiroteo con pistola de Jim Williams de Danny Hansford, las fiestas lujosas de Williams, etc. Lo acompañarán a solo 3 habitaciones y un pasillo mientras está bajo la atenta mirada de un guardia armado. You will be asked to leave the premises if questions persist about Jim Williams and his trials.

When Jim Williams died he excluded his sister from his will except for an insultingly small sum of money. $ 100. His will is available to the public at the Chatham County Courthouse.

In real life the two never got along. Williams named his mother as his benficiary. After Mother died, only then did Dr. Dorothy Williams Kingery, the sister inherit the Mercer House. 10 years later she is still trying to sell Mercer House at $8.2 million, having sold most of her brother's antiques years ago.

She is having a hard time paying taxes on Mercer House, thus she decided to open it to tourists who think "Hey Betty Bob, let's us go see where that Jim Williams done shot his boyfriend and had them fancy parties".

Once the tourists pay the $13, they are admitted into Mercer House where they are read the riot act before the "tour" begins.

Mercer House is sadly decaying. plaster & moldings are chipped and the place is dirty. The garden is umkempt.

And there's NO Midnight in the Garden here.

Caveat emptor (buyer beware).

The most unfortunate thing about this thing is that THE BOOK and the TV movie made it sound all glamorous. That's Fiction to the nth degree. It was a rather sordid unpleasant situation. Tourist Trap is the correct term. If she had been more sensible about the selling price for the house, I think she could have sold it. 8.2 million was a dreamtime figure.

You obviously care about other travelers to have bothered to post this warning. Here is something I have composed and saved on my computer as a suggestion for situations like yours. All you really have to do is copy and paste the information you have already written into the review box and give it a title.

You could write a review of Mercer House and add it to Tripadvisor's list of reviews. I'm sure others would appreciate your first hand knowledge. You are able to rate your experience from one to five.

To write the review, go to the Tripadvisor home page and click the link "write a review" and follow the instructions. You could also add pictures if you have any.

You can see other reviews by going to the Search box at the top of the page. You may have to scroll up. Enter Mercer House Savannah and click go. Currently they are 27 reviews. Yours will stay on top until a new review is written. It will be the most current description, something we all are looking for.

This topic will be pushed down the pages as new topics are added so it will only be seen by a few. If you write a review, it might be seen by a lot of grateful people.

The Mercer House is definitly a rip-off.

When you take the "tour", you are INSTRUCTED not to ask any questions about the book, Jim Williams, his partner Danny, or anything else.

The house is quite neglected and run-down. The Mercer House used to be the most grand of the grand old mansions. Sadly, those days are long, long gone. Jim's sister has sold off most of the antiques and let the house fall apart. It's a disgrace.

To his sister. Please sell the house and let someone who cares about Savannah, the house, and the legand of Jim Williams take care of it and give it the TLC that it so desperetly needs.

We took the tour of Mercer house about 2 weeks ago in mid-July. Wasn't impressed then and the more I think about it, the more disgusted I get with the whole experience.

Yes, Jim Williams was a very talented decorator/restorationist. And yes, some people so inclined do come to Mercer House to see his home and his abilities on display. But by the same token, our tourist guidebook of the area claimed that Savannah tourism has been up 46% since the Kevin Spacey movie about the killing in Mercer House was released in the 1990s. So it shouldn't come as a shock to anyone - especially the family - that a good number of the visitors to this house were brought there by the killing that occurred there and the book & movie about it.

But here's all the reasons I agree that the Mercer House tour is a rip-off:

Firstly, our tour guide was some young guy who was as hyper as a Mexican jumping bean. While trying to look around the gift shop he kept telling us to take our time because we still had several minutes yet before our tour was to start, yet kept hyping that he didn't want to be late getting started because there was only so much time between tours, blahblahblah. He had me kinda uptight before the tour even started!

Then there was that creepy "security" guy inside the house. He was wierd and really hovered over everyone like one of the posters said "fearful that someone was gonna breathe on something." He made the whole experience resemble being an 8 year old kid and going to visit your prissy oldmaid aunt's house and feeling so uptight because she's fussing that you might get rowdy and mess up the house or break something. Give me a break! We did have to PAY to come in the place - and a princely sum of $13 a head mind you - so they oughta think about treating their visitors more like paying customers and less like trespassers.

Then there is the fact that during the tour we could only look at the 4 ground floor rooms and the staircase and they didn't allow much time to do that even. All the while the hyperactive tour guide constantly harped on the fact that we had to respect the privacy of the family who still lived there on the upper floors, etc etc. All of this just made for an abbreviated and rushed tour of "just another fancy mansion" in the historical district.

Then the most galling thing of all was the blatant hypocracy of "the family" regarding the reason that Mercer House is such a tourist attraction in the first place. Since I'd both read the book and saw the movie, I was delighted to learn on this visit to Savannah, that Mercer House was open for tours. I asked a question about the shooting in the room in which the movie showed it happening and our tour guide got all twitchy and bluntly said "we don't talk about that around here." Oh, really. Well, they sure don't mind making a buck outta the deal because in their gift shop before the tour started I saw all kinds of copies of the book (hardcover, softcover and audio) for sale along with both VHS and DVD copies available. AND there was a picture of Kevin Spacey in costume as Mercer House owner and subject of the book and movie Jim Williams on the desk in the very room I asked the question about. The picture was faced out at the visitors path thru the room so you were supposed to see it. Not only that, but the current family owner and resident (Jim Williams' sister Dorothy as I understand it) was in the "special features" part of the "Midnight in the Garden. " DVD talking about her brother and the house, etc. Another staff member told me that if they're caught discussing the shooting, etc in anyway, they're "fired on the spot!" Well, isn't that just hypocritical. They're more than comfortable to use the event to lure you to the house, more than happy to sell you any kind of copy of the book or movie you want, but don't you dare ask anything about it.

Bottom line is, my advice to anyone thinking of touring the house is, "Save your money!" Pay to tour any of the other historical district homes that are open and you can get the basic gist of the architecture etc of the district and the affluence of most of the residents.


T statistic formula or T Score formula

T statistic = (Sample mean – hypothesised mean)/sample standard error

Hence we can see that how large or how small the T statistic is depends on how close or far away the sample mean is from the hypothesised mean. If the sample mean is close to hypothesised mean, we will get a T statistic close to zero. Whereas if the sample mean if far away from the hypothesised mean, we will get a larger T statistic.


Ближайшие родственники

About Isaac Drayton LaRoche, V

ALICE A.-- RUTH E.-- ELIZABETH T.-- AIMEE T.-- ELLEN G.-- IDA D.-- ISAAC D.JR.-- ROBERT D.LAROCHe ISAAC DRAYTON LAROCHE AND MARIA ANNA RICHARDS HAD FOUR CHILDREN: Guy LaRoche--WALTER PAUL --RALPH D.--LODO M.--EVA A.LAROCHE. findagrave link elizabeth sophia oliver 13065091 findagrave link 13065100 isaac Birth: 򑞒 Savannah Chatham County Georgia, USA Death: Sep. 6, 1826 Savannah Chatham County Georgia, USA [Edit Dates]

his wife was: Elizabeth Sophia McIntosh Oliver sisters: Ruth LaRoche/R.R.Richards Nellie LaRoche/Proffessor FRelix Lising Ida LaRoche/L.L. Hunt Eva LaRoche/Gilbert W. Allen Amy LaRoche/William E. Dunwody Alice LaRoche/Edgar Williams brothers: Robert D.LaRoche Walter P.LaRoche John LaRoche

A HISTORY OF SAVANNAH AND SOUTH GEORGIA Author: William Harden @ p. 694 THE LA ROCHE FAMILY HISTORY. In the year 1733 two brothers landed in America from the shores of England. Their names were John La Roche and Isaac La Roche. John La Roche was appointed by King James to assist in planning and laying off the present city of Savannah, and one of the sixteen tithings of the city according to the original plan was named in compliment to him by Gen. Oglethorpe La Roche Tithing. Some few years later on John La Roche returned to England and took up his abode in the royal family as privy counsellor to the king. Isaac La Roche decided to adopt America as his home and married Elizabeth Drummond, a lady of beauty and rare mental culture who had immigrated to America from Scotland a few years previous to her marriage. Elizabeth and her brother, Dr. Archibald Drummond, were the only surviving members of the Drummond family who had left their highland home for the New World.

Shortly after the marriage of Elizabeth her brother, Dr. Archibald Drummond, went to the West Indies and finally settled at or near Kingston, Jamaica, where he accumulated a large fortune. He never married and at his death bequeathed his large property by will to his sister, Elizabeth La Roche. The latter entrusted the recovery of this legacy to General Flournoy, of Augusta, Georgia, who from some cause failed to press the suit to a successful termination.

To Isaac La Roche and his wife, Elizabeth, were born one son, who was also named Isaac, and two daughters, Sarah and Elizabeth after the birth of the third child their father died and their mother married again. Isaac on reaching the years of manhood married Eliza Oliver, who was the daughter of John Oliver of Augusta, Georgia. Her father was a graduate of Oxford College, England, and after coming over and settling in America he uniformed and equipped a military company at his own expense, to serve in defense of their country against the British. He was quite wealthy and while a resident of Augusta, Georgia, was a co-partner with General Fash in a large mercantile business in Charleston, South Carolina. From this late marriage were born the following children: Sarah E. La Roche, James A. La Roche, Oliver A. La Roche, Isaac D. La Roche, Adrian V. La Roche, Lawrence and John La Roche. Soon after the birth of John, the father died and their mother married Doctor Beaudry, to whom one child, a girl, was born. Isaac La Roche, the father of the children named above, three of whom are yet living, died about the year 1822. One of his sisters married a Mr. Votee, this one was Sarah Elizabeth married a Mr. Craft.

James Oliver, grandfather of the children of Isaac La Roche and Elizabeth La Roche, nee Oliver, married Sarah McKay, who being left an orphan in early childhood, was reared by her uncle, Randolph Spalding, near St. Mary's, Georgia.

The brothers and sisters of Isaac La Roche were: Alice, deceased, was the wife of Edgar Williams Ruth, deceased, was the wife of R. R. Richards Amy, wife of Wm. E. Dunwody Nellie, wife of Prof. Felix Lising Ida, wife of L. L. Hunt Isaac,and Robert D. Walter P. Eva, wife of Gilbert W. Allen.


Savannah IV CL-42 - History

The men and women of the Mackay family in Savannah, with their love of letter writing and interest in their family and their times, have provided fascinating glimpses into our past. A Savannah Family, 1830� is a continuation of the Mackay family history which it has been the privilege of The National Society of The Colonial Dames of America in the State of Georgia to present both at the Andrew Low House Museum on Lafayette Square in Savannah and in its publications.The society’s publications now cover the five generations between 1795 and 1901. Chronologically by subject matter they are as follows:

The Letters of Don Juan McQueen to his Family, Written from Spanish East Florida, 1791� with a biographical sketch and notes by Walter Charlton Hartridge (Columbia SC: Bostick & Thornley, 1943).

The Letters of Robert Mackay to His Wife, Written from ports in America and England 1795� with an introduction and notes by Walter Charlton Hartridge (Athens GA: University of Georgia Press, 1949). Note: Mrs. Robert Mackay (Eliza McQueen) was the daughter of “Don Juan” McQueen.

A Savannah Family, 1830�: Papers from the Clermont Huger Lee Collection including “A Sketch of the Life of Frederic Augustus Habersham written for his three little children by their mother Leila Elliott Habersham the summer of 1863” compiled and edited by Anna Habersham Wright Smith, (Milledgeville GA: Boyd Publishing, 1999). Note: Leila wrote the Sketch after her husband’s death at the Battle of Chancellorsville VA. Margaret (Mackay) Elliott and Eliza (Mackay) Stiles, mothers of first cousins Leila (Elliott) Habersham and Mary (Stiles) Low, were the daughters of Robert and Eliza (McQueen) Mackay.

The Light of Other Days by Caroline Couper Lovell, (Macon GA: Mercer University Press, 1995). Note: Caroline was a great-granddaughter of Robert and Eliza (McQueen) Mackay, and her book covers the period 1862�.

Leila Elliott Habersham wrote in her strong handwriting on eight and a half by eleven inch lined paper, in a notebook three quarters of an inch thick, bound with a leather spine and marble patterned cardboard covers with leather reinforced corners. She painstakingly sewed original letters from friends and family members into the leather spine. Since writing paper was difficult to come by at that time, Leila used every square inch, not even wasting space with paragraph breaks.

Leila Elliott Habersham’s niece Miss Caroline (“Lina”) Pinckney Huger inherited and maintained this collection of family papers in her home in Bluffton, South Carolina, passing it on to her niece Clermont Huger Lee of Savannah. A cousin brought me the Sketch of the Life of Frederic Augustus Habersham, with Clermont’s permission, and asked me to look at it, saying it was very sad and difficult to read, but since I owned the portrait of Fred’s father Joseph Habersham Jr. (a fourth great uncle) it might be of interest. Taking time from my architectural work to transcribe it as an interesting family relic, I realized Leila’s Bosquejo would be of great interest to those trying to understand this complex period. I was fascinated by the characterizations of Andrew Low and his wife Mary Cowper Stiles. It was this larger interest that caused me to bring the sketch to the attention of the Historical Activities Committee of The National Society of The Colonial Dames of America in the State of Georgia, which is responsible for their publications.

Clermont Lee called attention to the later family letters in her collection and suggested that the book should not end with Fred Habersham’s death in 1863. Even though The Light of Other Days partially covers the postwar period, Caroline Couper Stiles (Mrs. Todd Lovell) was born in 1862. Those who reached maturity before the war saw this critical period of the late 1860’s and early 70’s in a very different light. In fact, Caroline, not having any direct knowledge of the war, missed much of the real situation, particularly in describing the Fred Habersham family. This was largely because families at the time pulled themselves together tightly and kept their pain to themselves, putting on a brave front which the younger generation accepted at face value.

The first phase of this project was to transcribe the Bosquejo, then break it into parts at points where the action changed significantly, then introduce paragraphs and punctuation as required. Original letters that are sewed or pasted into the sketch are printed in Italics to differentiate them from Leila’s narrative writing. The Appendix provides genealogical charts for the Elliott, Habersham, and Mackay families and the Index includes most names by which an individual is addressed.

The Epilogue is composed primarily of letters to and from members of Leila’s immediate family.

The second phase of this project consisted of identifying the people and situations described in the letters and Bosquejo. Many people mentioned are missing or misidentified in published genealogies due to a number of circumstances, including high infant mortality, similarity of names, large extended families, lack of descendants, and the postwar diaspora. One exception to this is The Story of An American Family, privately published by Stephen B. Barnwell (Marquette: 1969) which was invaluable assistance on the Elliott family. I had a head start on the Habershams, benefiting by existing family papers in my possession. Clermont Lee was a great source of information on the Mackay, Elliott, Habersham, and Huger families. I also consulted innumerable books, old newspapers, and many files in the special collections of the Georgia Historical Society. Slowly the cryptic references in these letters blossomed into real individuals and situations. In fact, this collection of such intimate documents reversed the usual process of struggling to breath life into characters from dry facts, often having to resort to outright fiction. The writers of these letters caught my attention immediately, though not knowing who or where some of them were or why or what they were doing. Identifying the time, place, and context was great fun and provided the support for their fascinating stories to unfold.


Real Ukuleles for Real Musicians

Lanikai specializes in providing ukuleles for discerning musicians requiring dependability, playability and style whether songwriting, recording, or on stage.

With a wide range of tone woods and premium features, Lanikai ukuleles offers musicians instruments to meet their advancing skill levels and provides you the inspiration that sparks creativity and fuels musical passion.


‘The Lees Are Complex’: Descendants Grapple With a Rebel General’s Legacy

Few American families are as deeply embedded in the nation’s history as the Lees of Virginia. Members of the clan signed the Declaration of Independence, served the new nation as judges and generals, lawmakers and governors, and one, Zachary Taylor, even became president.

For decades, the family appeared to be united in promoting the adulation of its best-known member, the pre-eminent Confederate general Robert E. Lee. But now, as tempers flare around the country over Confederate monuments and what they stand for, the Lees are grappling anew with the general’s checkered legacy. And along with many other families, they are divided over what to do about public statues of a famous forebear.

“Like so much else in this world, the Lees are complex,” said Blair Lee IV, 72, a retired real estate developer from Maryland who describes Robert E. Lee as a “distant cousin.”

“The war pitted brother against brother and cousin against cousin,” he said, “and we’re still at this today.”

Some of the Lees have issued public calls for the statues to come down, and want to distance the family from the white supremacists who marched in Charlottesville, Va., to protest the proposed removal of a Lee statue there.

But others want the monuments to the general to remain where they are, and Blair Lee is among them, even though he is descended from a branch of the family that sided with the Union in the Civil War.

“I don’t understand how tearing down Confederate monuments advances the cause of racial harmony in this country,” said Mr. Lee, whose father was governor of Maryland in the 1970s. “If we’re looking for people to be angry about, why not erase the names of English monarchs from many places?”

The statue debate provides a glimpse into how the Lees of today are reacting to what historians say has been a masterful propaganda campaign aimed at restoring and bolstering white supremacy in the South through the mythology of the “Lost Cause.”

White southerners appropriated the term from Sir Walter Scott’s description of the failed 18th century struggle for Scottish independence, and used it to soften and romanticize the Confederate rebellion, according to James C. Cobb, a historian.

Robert E. Lee himself opposed building public memorials to the rebellion, saying they would just keep open the war’s many wounds. But after his death in 1870, admirers in the South made him the centerpiece of the Lost Cause campaign. His remains are kept in a Virginia mausoleum near those of his wife, their seven children and even his horse, Traveller — an echo of the reverence some Latin American nations lavish on their national heroes.

The propagandists insisted that under General Lee, the South had fought nobly for the principles of self-determination and states’ rights, despite having little hope of defeating the more industrialized North. Slavery, in their telling, was a side issue, and had been a fairly benign institution that offered blacks a better life than they would have had otherwise.

By glossing over the maintenance of slavery as the South’s overriding war aim, the proponents of what came to be called the Lee cult diverted attention from General Lee’s own record as a slave owner, and from any discussion of how the Lee family tree came to include African-Americans.

“There was a rebranding campaign that promoted a total fallacy about what the Civil War was about,” said Karen Finney, 50, a great-great-great grandniece of Robert E. Lee. Her mother, Mildred Lee, a social worker, is white her father, Jim Finney, a civil rights lawyer, was black.

Imagen

“It’s simple: my ancestor was a slave owner who fought to preserve slavery,” said Ms. Finney, who worked as a spokeswoman for Hillary Clinton’s 2016 presidential campaign. “If his side had won, that system of enslavement would have included me as well. Supporters of the statues still want to persuade people they’re not about white supremacy. It’s time to bring the statues down.”

Though they are on different sides of the statue debate, what Ms. Finney and Blair Lee IV have in common, along with hundreds of other close and distant relatives, is their ancestral connection to Richard Lee, an early settler of Virginia in the 17th century who is thought to have come from Shropshire in England’s West Midlands.

Over the decades, that ancestry came to confer considerable prestige, abetted by the creation in 1921 of the Society of the Lees of Virginia, an organization to “promote a better knowledge of the patriotic services of the Lee Family.”

Carter B. Refo, the society’s membership secretary, declined to discuss the statue issue or the Lee family’s long association with slavery before the Civil War. “The Society has a policy of not making public statements, so I am unable to help in that regard,” he said.

Lee descendants maintain a tradition of curating the family’s place in history. Edmund Jennings Lee compiled a genealogical tome in 1895 that remains an important reference work on the family. Today, one of the descendants who helps organize and edit the family’s papers is Robert E.L. DeButts Jr., who works in the financial crime compliance group at Goldman Sachs.

Much of the admiration for Robert E. Lee centers on his long and distinguished military career, on his opposition to secession, on claims that he disliked slavery and on his postwar years, when he supported reconciliation between North and South as president of Washington College (now Washington and Lee University) in Lexington, Va.

“There was this promotion of the general as a Christian gentlemen who only fought to side with his homeland, the Commonwealth of Virginia,” said Glenn LaFantasie, a professor of Civil War history at Western Kentucky University. “Of course, Lee was much more than that, an owner of slaves and a man who sought the capture of his runaway slaves. He fought to perpetuate slavery.”

When his command, the Army of Northern Virginia, invaded Pennsylvania in 1863, some units went on a spree, kidnapping fugitive slaves for their Confederate former masters. Lee urged his soldiers to avoid “the perpetuation of barbarous outrages upon the unarmed,” but did not stop the kidnappings.

Slavery’s importance in forging the fortunes of the Lee family has gained greater attention through the work of Elise Harding-Davis, 70, a prominent African-Canadian historian who says that she, too, is a relative of Lee’s.

Ms. Harding-Davis said that Lee family documents had corroborated oral history in her family that Kizzie, her enslaved great-great-great-great-great grandmother, was a daughter of Lee’s father, Henry Lee III, known as Light-Horse Harry, a Revolutionary War cavalry commander. That would make Kizzie the Confederate general’s half sister.

“We don’t take pride in being Lees, but in being pioneers of North America,” Ms. Harding-Davis said, emphasizing that her ancestors moved to Ontario generations ago in search of freedom. “When you understand the ugliness of the Civil War, and what Robert E. Lee fought for, you know that the statues must come down.”

Researchers at Stratford Hall, the historic plantation in Virginia where Lee was born, have described the kinship claim by Kizzie’s descendants as “tantalizing” and offered the hope that with further research, “maybe their journey will indeed lead to the Lees of Stratford.”

Other descendants remain proud of Robert E. Lee, while rejecting what the far right of today would have him symbolize.

“There are a lot of wonderful things General Lee is known to have done, and this is the antithesis of what he wanted,” Tracy Lee Crittenberger, 58, said of the violence in Charlottesville, where white supremacists and their opponents brawled in the streets and a man plowed his speeding car into a crowd of counterprotesters, killing one woman.

“But we have to acknowledge we’re not living in General Lee’s time period any more,” said Ms. Crittenberger, an admissions official at the Madeira School, a private boarding school for girls in McLean, Va. “If communities decide to take the statue down,” she said, “then I’m not against it.”


Ver el vídeo: Uss Savannah (Mayo 2022).